Siempre que mejoras tu salud sexual mejoras tu salud vital

Siempre que mejoras tu salud sexual, mejoras tu salud vital

Berti Rivas tiene una producción pequeña de cremas y jabones con fines terapéuticos en Valladolid. Desde que hace unos años cultiva su huerto ha empezado a conocer más a fondo aspectos de nuestras otras compañeras de vida, las plantas. Su objetivo: ayudar a los demás. Hablamos del enlace que se puede crear con el mundo vegetal, de sostenibilidad, de economía local y de la importancia de una salud global para abrazar el equilibrio en la vida. Todo esto es su marca de cosmética natural.

Siempre que mejoras tu salud sexual mejoras tu salud vital

YWS – ¿Cómo se te ocurre empezar tu propia marca de cosmética?

Berti – Al empezar a tener relación con plantas desde hace dos años para acá. No les hacía mucho caso a estos otros seres vivos, las plantas. Son muy interesantes, a veces más que los humanos. Empecé plantando mi huerto y conocía a gente relacionada con el mundo vegetal. He colaborado con amigos que hacen jornadas ecológicas y hemos conocido a gente botánica. He descubierto que hay otras formas de curar. Mucha gente me ha contado cosas sobre cómo utilizar las plantas y poco a poco he ido experimentando y haciendo hasta llegar aquí. Como tampoco soy muy propenso a tener jefes, decidí tirar por ahí.

YWS – ¿Tienes que hablar con mucha gente y tirar de ensayo y error?

Creo que todo lo ha hecho alguien alguna vez. Tenemos nuestra relación con las plantas muy olvidada, pero en el pasado convivíamos más con el medio natural y por necesidad nuestros antepasados conocían más en profundidad la forma de utilizar y el enlace con las plantas. Yo ando ahí en este momento, intentando retomar esa relación.

YWS: ¿Crees que hay más consciencia ahora sobre consumo, tanto de alimentos como de cosméticos?

Desde hace un tiempo tenemos más consciencia en preocuparnos de lo que comemos, los productos que usamos y qué repercusión tienen. Sabemos que los medios de producción industriales a veces nos dan cosas que no son necesarias y que son bastante dañinas en cierta manera. Por eso, ahora cuidamos más qué comemos, con qué nos aseamos… qué nos metemos en el cuerpo. Aunque todavía hay mucha costumbre de lo que te ofrece el mercado: cremas de día, de noche… En lo que se refiere a la estética, aún manda el mercado que nos ofrece las cremas blancas y acuosas, aunque haya más formas de preparar estos productos. Estamos más acostumbrados a verlas así y aunque lleven más químicos nos convencen más, lo vemos más atractivo.

YWS – Como cuando elegimos tomates perfectos con sabor a plástico en vez de uno más amorfo con sabor a tomate.

El marketing es fundamental también. Pero luego influye mucho que la gente encuentre un producto diferenciador. Hay personas que me ha contado sus problemas y según su caso les he ofrecido una crema elaborada por mí. Esa gente ya ve ese producto de otra manera porque les ha funcionado. No es lo mismo un producto que ven por la TV, que otro que les ofrece un hippie -digámoslo así- que hace sus productos. Hablamos de confianza, hay que currárselo mucho más, para que prueben en sí mismos lo que es. También es importante hablarles de los procesos, de los ingredientes y de la filosofía natural de que son necesarias muchas cosas para un resultado mejor que te ofrecen otros productos con químicos. Yo les digo: mira, este es mi producto, pruébalo y compáralo.

“Yo creo que las producciones deberían ser mucho más pequeñas en poblaciones pequeñas y venderlas a su pequeño círculo estilo cooperativa”

YWS – O sea, que se recupera el boca a boca y el hablar con la gente.

En cierta manera va encaminado por esto, por el tipo de comercio y cómo se está desarrollando. El mercado es de ciclo corto y no tiene sentido producirlo en China para traerlo hasta aquí. Yo creo que las producciones deberían ser mucho más pequeñas en poblaciones pequeñas y venderlas a su pequeño círculo estilo cooperativa. Ciclos de mercado mucho más cortos, que no necesites una inyección de capital brutal y que haya mucha gente haciendo esas cosas. Entonces el mercado ya se suple de los pequeños productores, que son los que más confianza te pueden dar. Yo confío más en ese mercado.

YWS – A mí me pasa lo mismo. Me da que estamos volviendo a eso, que la gente tiene más consciencia y conciencia.

Poco a poco, los tiempos y las formas de producción van a cambiar. Usar tanto petróleo para enviar productos no es sostenible. El mercado tiene que ser mucho más local. Ya sea de comida, de cosméticos, de medicinas naturales… Es importante tener una red más a mano y que la comunidad tenga la capacidad de abastecerse de las cosas necesarias de forma sostenible y local.

“Sobre todo hago productos medicinales, aunque sí que hay cremas que van muy bien para la estética”

Siempre que mejoras tu salud sexual mejoras tu salud vital

YWS – ¿Qué tipo de productos haces y qué ingredientes usas?

Sobre todo hago productos medicinales, aunque sí que hay cremas que van muy bien para la estética. Pero más que nada hago productos que curan y que pueden ayudar a la salud en cierta manera. Hago un lubricante de cannabis con aceite de coco que está bastante bien. Yo no he inventado nada, las infusiones de aceite son muy antiguas, pero ahora mismo me interesa mucho la recuperación de estas cosas. El aceite de coco virgen es muy antifúngico, por eso viene muy bien para la zona vaginal, para combatir hongos. Ahora mismo está considerado como un súper alimento. Siempre uso ingredientes ecológicos y orgánicos.

Este producto funciona más como un prelubricante, que te aumenta la sensibilidad y la cantidad de riego sanguíneo de la zona. Sexualmente logra una lubricación natural, que es algo que a partir de ciertas edades es importante. Para nosotros los jóvenes está bien, pero quizá no lo necesitamos tanto o no notamos tanto los efectos. A partir de una cierta edad se tienen más problemas de lubricación y sequedad y ahí es donde mejora. También hay personas que por enfermedad tienen más problemas en ese aspecto. Es un producto que además de lubricar, es bueno para destensionar y les ayuda mucho. Siempre que mejoras la salud sexual, mejoras la salud vital.

“El aceite de coco es el vehículo donde hacemos que se transfieran los cannabinoides de la marihuana”

YWS – ¿Qué función tiene en este producto el cannabis?

El aceite de coco es el vehículo donde hacemos que se transfieran los cannabinoides de la marihuana. Aparte, hace una doble función porque es antifúngico. Con el cannabis depende de qué cannabinoide esté presente porque actúa de una u otra manera. Ahora se están estudiando mucho las cepas con menos THC y más CBD. El THC ayuda en la sensibilidad y el CBD es medicinal, te destensiona. Este lubricante también funciona para cuando tienes dolores de regla de forma interna porque te relaja y alivia el dolor de forma natural. En EEUU hay supositorios vaginales de cannabis que están basados en una extracción de CBD en vez de THC. Yo ahora tengo solo un estándar de crema, pero para el año que viene tengo cepas para ir a problemas más concretos: operaciones, dolores fuertes de regla… me parece importante para la vida diaria y para estar bien.

“Hay muchas cosas que se podrían curar sin medicina o con medicina natural”

YWS – Normalmente se medicaliza todo en el mal sentido, por ejemplo cuando vamos a consulta con un dolor de regla intenso. A veces nos dan pastillas y no estamos yendo a la cuestión.

En cierto modo así es cómo funciona nuestra sanidad, darnos una pastilla y dejarlo ahí, más que nada porque es negocio y está la farmacia haciendo un cliente. No te cura, te alivia, pero es una pastilla que actúa en todo tu cuerpo, que no va al problema localizado. Es una mafia todo en cierto modo, la sanidad está muy viciada en ese sentido. Hay muchas cosas que se podrían curar sin medicina o con medicina natural.

YWS – O con un hábito de vida saludable.

Pienso que hay ciertas cosas que todo el mundo se podría hacer en casa, que no haga falta que las venda yo. Que si las vendo yo pues estupendo, pero son cosas realizables a lo mejor teniendo tu plantita de cannabis y haciendo una infusión.

YWS – Pero tiene un mérito que tú ahora estés investigando y puedas aportar tu sabiduría a la gente que lo necesite. ¿Quieres profesionalizarte?

Sí, es mi intención. Yo creo que el cannabis se legalizará tarde o temprano. Hay una industria muy grande ya y mueve mucho dinero. Cuando esta industria esté controlada pues se legalizará para que se sepa dónde va el dinero. Yo pienso así. Y ahí vendrán los problemas de las patentes de las semillas. Es un tema a hablar, el Monsanto del cannabis. Yo intento no comprar semillas y hago mis cremas con una semilla autóctona que se lleva cuidando aquí en Valladolid desde hace más de 40 años para que no se mezcle con otras genéticas holandesas o patentadas. Salvaguardamos nuestra semilla. También nos vemos en el problema de las patentes y propiedades de las semillas. Los fumadores y cultivadores no tenemos en cuenta este aspecto, salvaguardar una variedad que pertenece a la naturaleza y que no pertenece a ninguna patente.

YWS – ¿Estás en contacto con asociaciones cannábicas?

Aquí en Valladolid ahora no hay ninguna, antes sí. Esto es algo personal de gente que se preocupa por las cosas. En un pueblo cercano tenemos a gente que recupera árboles frutales autóctonos o semillas de tomates. Y esto es algo que me pasó un colega que las llevaba cuidando 15 años y a su vez se lo pasó otro colega que las llevaba cuidando más tiempo. Intento cuidar todo el material al 100% y saber de dónde viene. Uso cera ecológica de un amigo. También hago alguna tintura y el orujo me lo hace otro amigo de forma ecológica. El aceite ecológico me toca comprarlo.

Haces comunidad de los productos que necesitas. Tú vas a abastecer y ellos te abastecen de los elementos que necesitas en un círculo más cercano. Es como una auto-ayuda. La economía se mueve más en nuestros círculos. Un poco de ayuda mutua, lo que se puede.

YWS – Aparte de ese lubricante tendrás productos con otros ingredientes.

Sí, yo uso mucho la caléndula, porque es una planta muy buena, tanto en uso externo como en interno. Mis productos siempre llevan bases de caléndula. Es una planta con muy buen magnetismo para el ser humano. Y luego más plantas como el llantén, el hypericum que es muy bueno para temas de piel, el árbol de té… Algunos lubricantes, depende de si alguien me los ha pedido por tener problemas de candidiasis, refuerzan la lucha contra la bacteria y hacemos tratamiento. A veces me gusta el trato personal y ayudar en la salud. Si tienes un problema concreto te puedo hacer un producto más determinado. Como tengo una producción baja, me lo puedo permitir. Luego ya voy sacando líneas específicas. Si puedo hacer algo determinado para alguien que tenga un problema, yo encantado porque así veo los resultados. También los cuerpos son distintos y unas cosas pueden resultar mejor y otras peor.

YWS – ¿Cómo funcionas? ¿Haces por un lado tus líneas de productos y por otro diseñas bajo demanda según necesidades específicas de cada persona o ambas cosas?

Ambas. Ahora mismo tengo una crema hecha a base de caléndula y llanté para bebés y me lo piden muchas personas para el tema de las rozaduras de los pañales. Es mágico. Tengo otra crema con hypericum, algo más fuerte, para cuando tienes eczemas. Luego tengo una con esos ingredientes y además árbol de té, por si tienes un problema vírico y para psoriasis funciona bastante bien. Tengo otra crema con base de maría que también tiene arnica, caléndula, llanté y esta es buena para todo el tema de lumbalgias, golpes, inflamaciones, dolores… Es antiinflamantoria, antidescargante y hace correr el riego sanguíneo y mejorar la zona. Estas cremas funcionan bastante bien.

YWS – ¿Alguna vez se ha puesto en contacto contigo alguien con problemas serios de salud?

Más que nada me han pedido el lubricante porque les ha funcionado y me buscan y me dicen, “me tienes que hacer uno de 3 litros”. Hay gente con problemas más graves que me ha consultado, pero aún tenemos que estudiar más las posibles aplicaciones. Y aquí puede funcionar mucho más el aspecto medicinal de la maría. Pero estamos experimentando porque las cepas que tenemos aún tienen mucho THC y aquí no interesa el colocón, sino la parte medicinal. Además, es para gente mayor o enferma que no tiene ganas de sentirse colocada. Aunque la alternativa que les ofrecen son opiáceos y esto les hace mejorar mucho más y de manera natural.

Siempre que mejoras tu salud sexual mejoras tu salud vital

YWS – Por eso antes te preguntaba si tenías relación con las asociaciones cannábicas. Muchas veces ayudan a pacientes que tienen dolencias y les guían. (Como el caso de Dosemociones y del Observatorio Nacional de Cannabis).

Creo que esa es la mejor labor que pueden hacer las asociaciones. A pequeña escala hemos hablado de ellos, de preparar cremas. Me parece una labor de las primordiales. Tener en cuenta la salud y no solo la parte recreativa.

YWS – ¿A qué te refieres cuando dices que creas enlaces con las plantas?

Creo que tenemos que ampliar el enlace que tenemos con una planta. Qué beneficios me da, qué hay más allá, comprenderla mejor. Son seres vivos a los que no solemos dar importancia. Los seres humanos creemos que somos los únicos que vivimos aquí y cuando tienes relación con las plantas es la hostia. Las ves cuándo están tristes, te dan un sonrisa… Cuando profundizas más, yo tengo mis teorías sobre cuando haces un enlace con una planta. Pero eso son cosas filosóficas. Es como recuperar una hierba que usaban las brujas, en cierto modo te crea un enlace energético con esas personas. Yo por lo menos lo pienso así.

“Yo no recojo plantas si no tengo un estado de ánimo adecuado”

YWS – Las famosas monjas del cannabis de California respetan un proceso al plantar y producir marihuana, para que sea más pura y tenga más efecto.

Para mí también hay detalles. Yo no recojo plantas si no tengo un estado de ánimo adecuado. Al igual que cuando hago las cremas, tiene que ser en buen estado. Porque en cierto modo te estás comunicando. Al igual que la relación con el agua. Las plantas son seres vivos y los métodos de trabajo tienen que ir por ahí porque estás ofreciendo algo que tiene que curar y tienen que estar a su máximo nivel de potencial físico y energético. Como decían los elfos: “la intención lo es todo”. El tratamiento de las plantas y de los productos es un sello y gracias a eso funciona. Cuando hay armonía todo eso se queda.

Después de esta conversación estamos mucho más seguros de que la respuesta está en continuar estudiando el mundo vegetal y de apoyar cada vez más proyectos locales y sostenibles. También nos quedamos con esa sensación de esperanza de saber que la investigación con cannabis medicinal es una tendencia global que algún día estará más extendida en nuestro país. 

Autor entrada: Laura Rueda

Laura Rueda
Desde que tengo uso de razón anoto relatos y crónicas cotidianas en libretas. Tal vez por eso estudié periodismo, porque creo que hay historias que pueden marcar la diferencia y son esas las que me gusta contar. Me interesan la cultura, el arte, el feminismo, el activismo social. Desde hace varios años escribo sobre libertades, centrándome en el movimiento cannábico, entre otras cosas. Otra comunicación es posible y necesaria para el cambio. Me gustaría aportar mi voz a esta necesaria causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *