Lesotho, pionero con el cannabis medicinal en el continente africano

Lesotho se ha convertido en la primera nación africana en aprobar una licencia para el cannabis medicinal. El ministerio de sanidad ha concedido el permiso a la empresa Verve Dynamics, una compañía sudafricana fabricante de extractos botánicos altamente purificados que se autodefine como ‘vegan friendly’.

La decisión de entender el cannabis como una fuente de recaudación de impuestos estatales marca una nueva época para la planta en el sur de África. El uso del cannabis está altamente extendido  en la región e incluso se exporta al mercado negro en los países fronterizos.

Aún no se han establecido del todo las bases de esta licencia, todavía se desconoce cuantos pacientes podrán beneficiarse del proyecto pero siguen siendo un precedente para la aparición de nuevos modelos de regulación del cannabis en el resto del continente. Se puede decir que Lesotho ha abierto las puertas a la industria del cannabis en África. El gran reto ahora es ofrecer una regulación efectiva del cannabis, algo en lo que no muchos países africanos han tenido éxito hasta ahora.

La compañía, Verve Dynamics, ha declarado que este tipo de licencia es pionera en el continente africano en cuanto a la tecnología para la extracción de cannabis y el desarrollo de la industria del cannabis. El país está preparado para producir grandes cantidades de cannabis y cáñamo de alta calidad a bajo coste debido a su profesionalización del cultivo.

De hecho, los granjeros de Lesotho llevan largo tiempo cultivando cannabis para consumo propio en el sur de África. Los altos índices de pobreza lleva a los cultivadores a añadir parcelas para el cannabis en sus tierras, algo común a otros países colindantes como Suazilandia. En países como Malawi se replantean la legalización del cannabis recreativo mientras Zimbabwe está considerando legalizar la planta después de que una compañía canadiense mostrase  interés en producir marihuana en la región (o ‘mbanje’ como lo denominan allí).

 

Sin embargo, todas las miras parecen puestas en Sudáfrica desde que en 2014 comenzasen los debates en el parlamento para legalizar el uso del cannabis medicinal en pacientes con cáncer. Hoy día parece que un nuevo modelo de drogas podría despenalizar el cannabis en un país donde el cultivo, la venta y el autoconsumo están altamente castigados. En este sentido, los pequeños países como Lesotho, Malawi o Suazilandia podrían convertirse en pequeños campos de prueba donde observar las repercusiones de una regulación del cannabis.

Autor entrada: Redaction

Redaction

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *