La legalización del cannabis en Francia tendrá que esperar 5 años más

A pesar de que uno de cada dos franceses se mostraba favorable a que la legalización del cannabis fuera abordada por los candidatos durante la campaña a las elecciones presidenciales, los resultados de la primera vuelta que tuvieron lugar ayer en Francia no dejan lugar a dudas: Marine Le Pen está en contra y Emmanuel Macron no va más allá de la “descriminalización” del cannabis por medio de una “contravención”.

Un 43% de franceses (frente al 30% en 2012) se mostraba en enero de 2017 favorable a la “despenalización” del cannabis, según un sondeo Ifop para el periódico Atlántico. Sin embargo, este cambio de mentalidad sobre la reforma de la ley de estupefacientes de 1970, no se ha traducido en un posible avance si tenemos en cuenta el resultado de las urnas. Los ganadores de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia han sido Emmanuel Macron (En Marche!) con un 23,86% de los votos y Marine Le Pen (Front National) con un 21,43%.

Emmanuel Macron

La posición del vencedor de esta primera consulta, Emmanuel Macron, con respecto al cannabis ha sido poco precisa y desprovista de contenido durante toda la campaña. A finales de 2016 en una entrevista a la radio nacional France Inter, el candidato del movimiento “En Marche!” (En marcha) se mostraba dubitativo:Hoy, el cannabis plantea un problema de seguridad, de relación con la delincuencia en los barrios difíciles, de financiación de redes ocultas. Y ahí vemos que la legalización del cannabis es interesante desde este punto de vista y podría ser eficaz. Es un tema que quiero trabajar. No estoy en contra, si esta respuesta provisional puede ser la mía hoy. Entiendo las preocupaciones de Sanidad Pública que se hacen notar del otro lado. No es un tema sencillo”.

Conforme se acercaba la fecha y aupado por los sondeos publicados en la mayoría de medios de comunicación, Macron perfilaba su discurso en torno a éste y otros temas, pero sin llegar a profundizar. La posición de Macron acerca de la regulación del cannabis en marzo de 2017, defendida por su portavoz -el especialista en drogas Jean-Marc Borello- se reducía ala posibilidad de lanzar grandes debates”. Según explicaba el presidente del grupo SOS y uno de los nueve delegados nacionales del movimiento En Marche, “no podemos decidir el funcionamiento humano por circulares. Debemos acompañar a la gente cualesquiera que sean sus elecciones individuales”.

“El abandono de la criminalización del cannabis llegará bastante más rápido si [Macron]es elegido presidente”

Debatir sí, regular también, pero legalizar el cannabis… no será en la Francia de Emmanuel Macron. Como mucho veremos pasar el consumo de marihuana de delito a contravención. La contravención, que se asimila a veces sin razón a la sanción, es la primera categoría de infracciones penales en la ley francesa. Se sanciona “solo” con una multa o con penas complementarias (como la suspensión del carnet de conducir, por ejemplo). Esta medida, incluida en el programa del vencedor de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, tiene como fondo un objetivo más pragmático, “evitar los costosos e inútiles procedimientos judiciales”, e invitar a la reflexión sobre la libertad del ciudadano a consumir cannabis si así lo desea y sin poner en peligro a terceros.

“Un adulto que fuma un porro de cuando en cuando no se pone especialmente en peligro”

Según han explicado fuentes del entorno de Macron: “el abandono de la criminalización del cannabis llegará bastante más rápido si es elegido presidente” aunque a día de hoy no han sabido precisar ni el contenido, ni el método, ni las consecuencias de esta promesa electoral. En cuanto a la visión desde la sanidad pública sobre las drogas, desde En Marche! aseguran que Macron quiere implementar una política más ambiciosa de reducción de riesgos. Pero sin detallar cuáles serían los ejes de actuación. “Un chaval que fuma un porro cada mañana después del café pone en peligro su salud. Un adulto que fuma un porro de cuando en cuando no se pone especialmente en peligro”, admitió el portavoz de En Marche en marzo de 2017.

Marine Le Pen

“Estamos perdiendo la guerra de la droga por la sencilla razón de que no estamos llevando a cabo esta guerra contra la droga”, Marine Le Pen

Para Marine Le Pen (Front National), la otra opción en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas que tendrán lugar el domingo 7 de mayo, el asunto está zanjado. NO habrá debate sobre la regulación del cannabis, NO habrá reforma de la ley de 1970 y SÍ un recrudecimiento de la lucha contra las drogas. Sus numerosas declaraciones sobre el cannabis y la posición de su partido son meridianas al respecto: “No logramos limitar el tráfico porque no nos proporcionan los medios, es así de simple. Estamos perdiendo la guerra de la droga por la sencilla razón de que no estamos llevando a cabo esta guerra contra la droga”.

En este sentido, la candidata a ser la primera Presidenta francesa no ha cambiado un ápice su discurso respecto a este polémico tema: “Es [la despenalización] una idea profundamente peligrosa y aquellos que dicen “oh, no es para tanto, solo es hachís…” se equivocan porque resulta que estos productos son mucho más peligrosos en sus composiciones hoy”, declaraba a la radio nacional Europe 1 en 2011. Si Marine Le Pen sale finalmente elegida, el debate sobre la regulación del cannabis quedará relegado a un cajón bajo llave que no podrá volver a airearse hasta 2022.

Las asociaciones y plataformas de lucha por la legalización de la marihuana en Francia lo saben y por ello han adelantado la fecha de la Marcha Mundial del Cannabis de París (que tradicionalmente se celebraba alrededor del 10 de mayo) al 29 de abril, este próximo domingo. Quizás la última esperanza de movilizar a ese 43% de franceses favorables a reflexionar sobre la legalización para que salgan a la calle a defender sus derechos. No ya el del libre uso del cannabis (pues visto lo visto ayer esto no está al alcance de esta legislatura) sino el del debate abierto, informado y constructivo sobre el lugar de esta planta en la sociedad francesa actual.

Autor entrada: María Olalla

María Olalla
Corresponsal de YWS en Francia. Soy periodista por vocación, por convicción y por amor a las letras. Llegué al sector cannábico hace 5 años gracias a un afortunado giro del destino. Desde entonces no he parado de aprender. Presto mi pluma, mi conciencia y mi "savoir-faire" a esta causa pues creo firmemente que en ella habita el germen de la libertad individual y de la construcción de una sociedad alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *