Grow House, la comedia stoner de 2017

Grow House, la comedia stoner de 2017

Grow House es una comedia stoner independiente que se estrenó en abril de este año en cines de EE.UU. A pesar de contar en su reparto con caras tan conocidas como Snoop Dogg (¿Cómo iba a faltar el rapero a una cita como esta?) o el actor de La naranja mecánica, Malcolm McDowell, la película pasó sin pena ni gloria y ha tenido limitaciones en su proyección. ¿Por qué? La marihuana es la absoluta protagonista.

Muchos estados de EE.UU están legalizando la planta de forma terapéutica y recreativa. Hay un auge de dispensarios en este país y los encontramos a montones, como si fueran Starbucks o McDonald’s, ¡están por todas partes! Pat (DeRay Davis) y Darius (Lil Duval), protagonistas de Grow House, necesitan dinero urgentemente, por eso deciden que la mejor manera de conseguirlo es cultivar cannabis para poder venderlo a los dispensarios medicinales.  

El primer problema con el que se encuentran es que no tienen la cantidad de ahorros suficientes como para echar a andar el negocio y el banco no les presta nada para tal fin. Pero Snoop Dogg, que hace de él mismo en la película, no tiene ningún problema con hacer de inversor e, incluso, no vacila en prestarles mucha pasta, más de la cantidad que le habían pedido inicialmente.

Grow House, la comedia stoner de 2017

Después de solucionar el primer percance, ya pueden proceder a llenar su casa de plantas. ¡Ha llegado el momento cultivar! Sin embargo, antes de ponerse manos a la obra, se dan cuenta de que fumar se les da muy bien a ambos, pero ninguno de los tiene ni idea de cómo cultivar marihuana. Sí, Grow House es una de esas comedias stoner disparatadas, con bastantes situaciones surrealistas, en la que no paramos de ver una trama de ensayo y error. Lo que viene siendo todo un clásico de este género.

Hace unos días hablábamos de la imagen estereotipada de la mujer en el mundo cannábico. Si bien es cierto que va desapareciendo poco a poco, gracias a que muchas compañeras profesionales trabajan para que la igualdad sea un hecho, la imagen sexuada de nuestros cuerpos en muchas marcas y comunidades es el pan nuestro de cada día. Grow House cae en este cliché sistemáticamente. Las mujeres que aparecen en la película son la novia de o la vecina buena deportista que le gusta a uno de los protagonistas. Con escenas del tipo: ella llega en mallas ceñidas y sujetador deportivo y él le dedica una de esas miradas tan casposas que tanto se daban en las películas del destape español de los 70 a lo Andrés Pajares o Fernando Esteso.  

Grow House, la comedia stoner de 2017

La película se estrenó de forma pequeña en EE.UU el 20 de abril, una fecha muy señalada dentro del movimiento cannábico, más conocida como 4/20. En páginas donde los espectadores pueden dejar sus críticas, como Rotten Tomatoes, tiene bastante buena puntuación. Sin embargo, ningún gran estudio de Hollywood ha apoyado a Grow House.

Hace unos meses hablábamos con el equipo de Smoking Club. 129 normas, sobre lo difícil que es hacer cine independiente en España. Parece que la cosa no cambia en EE.UU, aunque hablemos de una película del productor DJ Pooh, con proyectos bastante taquilleros a sus espaldas; y sus protagonistas sean actores conocidos como DeRay Davis, Lil Duval, Malcolm McDowel, Snoop Dogg o Zulay Henao. A pesar de todo esto Grow House ha tenido una proyección limitada en salas y ha sido producida por el estudio Hollyweed Films. No nos cabe ninguna duda de que, pese a mucha legalización, la moral norteamericana le ha dado este trato por tratarse de una película donde la marihuana es la principal protagonista.

 

Autor entrada: Laura Rueda

Laura Rueda
Desde que tengo uso de razón anoto relatos y crónicas cotidianas en libretas. Tal vez por eso estudié periodismo, porque creo que hay historias que pueden marcar la diferencia y son esas las que me gusta contar. Me interesan la cultura, el arte, el feminismo, el activismo social. Desde hace varios años escribo sobre libertades, centrándome en el movimiento cannábico, entre otras cosas. Otra comunicación es posible y necesaria para el cambio. Me gustaría aportar mi voz a esta necesaria causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *