Cannabis medicinal para tratar dolores crónicos

Hola. Sufro dolores crónicos y la medicina tradicional ya no me hace efecto. He viajado a varios países de Europa en busca de una solución y hace poco estuve en Italia, donde un médico con muy buena reputación allí me recomendó cannabis medicinal. El problema es que trabajo en España y no puedo estar largas temporadas fuera para conseguir este tipo de medicina, ¿en nuestro país es legal adquirir y consumir marihuana con fines medicinales? ¿O solo se puede encontrar en las farmacias en forma de medicamento? (No tengo ni idea porque aún no he probado este tratamiento). Muchas gracias.

Hola lector,
 
No se puede decir que sea legal porque en España, a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en algunos Estados de EEUU, no existe ningún dispensario oficial autorizado ni homologado para procurarte la marihuana. 
 
En España está permitida la comercialización de un fármaco cuyo nombre es Sativex ™ que está compuesto, en un ratio aproximado de 1:1, por THC y CBD. Está indicado para casos de espasticidad y para pacientes con esclerosis. Según refieren sus usuarios, su administración regular puede producir sequedad bucal porque contiene alcohol como excipiente. Te adjunto su ficha técnica por si tuvieras curiosidad:
 
 
Existen otros fármacos basados en derivados sintéticos del cannabis. Por ejemplo, el Marinol (dronabinol) que no goza de un especial favor entre sus usuarios; no deja de ser un preparado sintético; sus efectos secundarios, según se describe en la literatura médica, son mayores y sus efectos menores porque no se da la necesaria sinergia entre cannabinoides, flavonoides y terpenos. 
 
Si lo que pretendes es acceder directamente a la planta, sólo lo podrías hacer de dos maneras. De un lado, el autocultivo. De otro, inscribiéndote en una asociación de usuarios de cannabis medicinal
 
Ninguna de estas dos vías está refrendada legalmente de manera expresa. Has de tener en cuenta las siguientes circunstancias:
 
El autocultivo no está sancionado excepto en aquellos casos en que tus plantas resultaran visibles a terceros. Si el cultivo está al abrigo de esas miradas ajenas, y guarda la debida proporción entre tus necesidades y su extensión, es impune. No está castigado ni administrativa ni penalmente. 
 
En cuanto al movimiento asociativo hay que destacar la absoluta inseguridad jurídica que sufre, en especial, desde la retrógrada STS 484/ 15, de 7 de septiembre. Esa Sentencia del Supremo fue la primera que estudió las asociaciones cannábicas y grosso modo concluyó que, en la práctica totalidad de los casos, sólo son una pantalla que oculta una manifestación más del delito de tráfico de drogas. Entiéndase que este reproche se cierne sobre los miembros de la junta directiva y sobre determinados trabajadores. Nunca sobre los meros socios. Hay que reseñar que esa STS alberga varios votos particulares. En ellos, los magistrados discrepantes censuran a la mayoría el hecho de no haber facilitado unos criterios claros para que los destinatarios de la norma, la gente en definitiva, sepa a qué atenerse. 
 
Estas asociaciones se constituyen al amparo de la Ley Orgánica 1/ 2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación. 
 
Si necesitas más información, aquí nos tienes. 
 
Saludos glaucos.
 
 

César García-Vidal Escola

Col ICAM 61.531

cesar@escolayvillegas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *